Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

+ info

BLOG

ULTIMAS NOTICIAS

El orgasmo con una escort

El orgasmo con una escort

Orgasmos con escorts

Hay tantas formas de llegar al orgasmo como personas. Sin duda, una de las mejores maneras de hacerlo es experimentar con escorts, que nos hagan gozar de sensaciones hasta el momento desconocidas. Su experiencia y su dedicación hacen que “trabajen” el tema hasta proporcionar al cliente el máximo placer posible. Podríamos decir que tienen sus propias técnicas y secretos para exprimir todos los puntos de excitación de nuestro cuerpo y hacerlos explotar en un momento de summum máximo e inigualable. De hecho, muchas personas, cuando prueban los orgasmos con escorts, descubren una excitación que hasta el momento nunca habían sentido.

El orgasmo del hombre

El hombre tiene un orgasmo fundamentalmente por la estimulación directa por fricción en el pene. Puede parecer fácil hacérselo alcanzar, sí, pero lo complicado es cómo hacer que tenga un buen orgasmo. Más aún cuando los varones pasamos por una eyaculación (son extraños los casos de hombres que se “corren” sin expulsar semen) seguida de un orgasmo instantáneo y un periodo refractario, en el que nuestro miembro está en reposo recuperándose del esfuerzo.

El orgasmo masculino dura entre 3 y 8 segundos, llegando en algunos casos hasta 10, y se necesitan entre 2 y 10 minutos para alcanzarlo. Acerca de la eyaculación, podemos centrar la atención en algunas curiosidades:
– Se expulsan unos 4 mililitros de semen en cada eyaculado.
– El semen alcanza en su salida una velocidad de 45 kilómetros por hora.
– Un hombre, por término medio, puede llegar a eyacular hasta 7.200 veces a lo largo de su vida (de ellas, unas 2.000 son mediante masturbación).

Los expertos comparan un orgasmo masculino con un “chute” de heroína. ¿Por qué es bueno tener un orgasmo? Aunque son cosas completamente antagónicas (la primera muy beneficiosa y la segunda absolutamente destructiva), ambas estimulan la misma parte del cerebro y producen, por tanto, sensaciones similares en nuestra cabeza. Así que una cosa está clara: no te drogues, practica sexo. Y eso de que lo primero en lo que piensa un hombre es el sexo, también puede ser cierto. ¿Sabes cuándo se experimenta la primera erección? ¡Durante el último trimestre de embarazo, cuando todavía somos un feto!

Orgasmos femeninos y masculinos: diferencias

Las diferencias de sexo son inevitables también a la hora de hablar de orgasmo. Las características biológicas y fisiológicas del sexo masculino y el femenino condicionan la forma de alcanzar y sentir el orgasmo, de modo que este es diferente en hombres y mujeres. Ni mejor ni peor, simplemente distinto.

Las mujeres tienen fama de complicadas, también en lo que a sexo se refiere. Hacerles alcanzar el orgasmo no es del todo fácil; depende mucho de ellas mismas y requiere de mucho trabajo y dedicación por parte de la otra persona. El trabajo tiene su recompensa: la de verlas disfrutar de manera muy intensa. Los orgasmos femenino, aunque varían de una mujer a otra e incluso de una relación a otra, suelen durar entre 13 y 51 segundos (multiplica al hombre por mucho). El tiempo necesario para que lleguen al clímax también es bastante mayor al de los varones (hay quien habla de un mínimo de 10 minutos), pero ¡ojo con la autoestimulación!, este tiempo puede verse muy disminuido, pudiendo llegar al orgasmo incluso a partir de los 30 segundos.

Sobre la eterna pregunta de la existencia o no del punto G, los expertos tienen opiniones contradictorias. En lo que sí coinciden todos es que con una buena estimulación del clítoris (oral, manual o por fricción) o con una penetración que roce intensamente las paredes vaginales de forma continua, la mujer alcanzará un orgasmo (o varios).

El hombre multiorgásmico

A pesar de las diferencias, hombres y mujeres también tienen cosas en común en lo que a sexo se refiere. Por ejemplo, pene y clítoris se originan a partir del mismo tipo de tejido del embrión. Y es que, en lo puramente fisiológico, no hay tantas diferencias. Por ejemplo, el hormigueo que sentimos (chicos y chicas) cuando estamos excitados proviene del mismo nervio, el pudendo, que conecta los órganos sexuales con el cerebro.

Un falso mito muy extendido es que el hombre no puede ser multiorgásmico, mientras que la mujer sí. Lo cierto es que se trata de una falsa creencia, pues llevan documentándose casos desde tiempos inmemoriales. Es más difícil, sí, pero no imposible.

Si quieres experimentar un buen orgasmo (o descubrir cómo hacer para tener varios) prueba los servicios profesionales. Tener orgasmos con escorts te hará descubrir una dimensión del placer hasta el momento desconocida.